Carta al Director: Democracia Universitaria (Publicada por El Diario de Concepción)

DEMOCRACIA UNIVERSITARIA:

 

Sr. Director:

Fui candidato a Presidente de la Federación de Estudiantes de la UdeC a principio de año, representando desde el gremialismo una alternativa democrática e inclusiva para la FEC. No salí electo, pero sí logramos elegir a varias vocalías, las que presentaron sus proyectos en tiempo y forma y se les aprobaron los presupuestos en las instancias democráticas respectivas . Por desgracia, dos de ellas (Deportes y Ciencias) no han visto un peso de los más de 5 millones que le fueron aprobados. Para nuestra sorpresa, algunos de los proyectos que las urnas rechazaron “curiosamente” han encontrado auspicio en la actual Mesa FEC.

Recientemente, surgió la idea de realizar un plebiscito para dirimir la posición de la Universidad. Ante esto, fueron difundidas por internet las recientes declaraciones de Guillermo Petersen (Presidente FEC), quién afirmó: “un plebscito se realiza normalmente cuando se tiene una seguridad de triunfo…les aseguro que el 51% no está por seguir en paro”. Eso, sumado a que en innumerables ocasiones ha señalado que “no va a permitir que se rearticule el gremialismo”, atentando contra el “desarrollo libre del espíritu” que propugna nuestra Casa de Estudios, y con el concepto de la “unidad en la diversidad” que inspira la Universidad, en un ánimo cercano a las “democracias populares” donde sólo tiene cabida la ideología del partido único.

Todo lo anterior me hace constatar lo que ya sabía. Que no existe un real interés en la democracia, y que para la FEC la democracia sirve cuando les conviene. Tocqueville hablaba de la “dictadura de las mayorías”…peor aún, hoy se ejercen por la minoría ultra que no desea un diálogo real ni deponer las tomas que afectan a gran parte de los estudiantes. Para su desgracia, la democracia y el sentido común les está infringiendo numerosas derrotas ¿seguirán haciendo lo imposible para ocultar lo evidente?

James Argo

Gremialista

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Felipe Cubillos: del despegar del albatros al renacer del fénix (no publicada)

Con el término de la denominada “operación Loreto” se cierra sin lugar a dudas uno de los capítulos más tristes que Chile ha vivido durante este último tiempo. El país sintió en carne propia el trago amargo que desde Desafio Levantemos Chile y otras instituciones nos tocó sufrir. Estamos con pena, pero nos inunda el deseo de hacer realidad nuestros sueños: hacer de nuestro país un lugar mejor, encontrando “esos dos mundos que no se hablan” de los que tanto hablaba Felipe.

 

Y es que durante nuestros numerosos desafíos e irreverencias nos hemos enfrentado a múltiples obstáculos, especialmente en un comienzo. Felipe siempre nos hablaba de la metáfora del albatros: ave de largas alas y de difícil despegue, pero que una vez en aire vuela libre y alto. Es esto lo que hemos hecho: desde la libertad y la alegría, soñar un Chile más justo, más fraterno y, por sobre todo, un Chile lleno de amor.

 

Pese a nuestro pesar inicial, seguimos en nuestra senda. Como dice Chiang (maestro de Juan Salvador Gaviota) al fallecer “continua trabajando en el amor”. En eso estamos. Y Felipe sabía que así sería. En palabras de otro marinero “ Por mi parte, os aseguro, que mientras yo viva, esa bandera flameará en su lugar y si yo muero, mis oficiales sabrán cumplir con su deber”. Acá no hay oficiales ni jerarquías: cada uno sabe que para cumplir su sueño debe esforzarse y dirigir su voluntad hacia lo más alto. La “Cubillos way” consiste en eso: jamás achicarse frente a los problemas, conversar con la gente para saber que necesitan, confiar en la bondad de los chilenos y en trabajar. “Algunos sueñan con el éxito. Yo me levanto temprano para conseguirlo”, nos diría.

 

            Sin embargo, necesitamos la ayuda de todos. Agradecemos profundamente la compañía que nos han dado en estos momentos de penumbra, pero para que esto no quede en palabras es fundamental que todos pongamos nuestro granito de arena. Y aquí sí que no importa el tamaño del bolsillo, sino que el del corazón. Así seguiremos funcionando.

 

            “Felipe, i’m sorry”. Si al ser llamado por Dios querías ser albatros, no lo has conseguido. Desde las cenizas has hecho alegría. De la tristeza, color. Más que un albatros, te tocó ser un fénix. No sólo vuelas libre, sino que llevas en tus alas la esperanza y la responsabilidad de traer felicidad a quienes más lo están padeciendo. Tu legado implica un nuevo desafío. Como siempre, lo lograremos.

 

            Así como Chile nos acompañó en la tristeza, haremos fuego de las cenizas y acompañaremos a todo aquel que albergue congoja en su corazón. Y esto no es mera utopía: he tenido el privilegio de verlo con mis ojos. Como nos dijo Felipe: “Esto me llena el alma. Esto es lo más fascinante que me ha tocado hacer en la vida. Si nos damos todos la mano, nos miramos a los ojos y juntos resolvemos los problemas, creo que podemos transformar esta sociedad”.

 

James Argo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Precisiones gremialistas (Publicada por M.G UdeC en http://mgudec.cl/precisiones-gremialistas/ )


                               Como gremialistas, siempre hemos sido objeto de críticas y de ácidos comentarios respecto a nuestros planteamientos y conceptos. Esta columna aspira a despejar algunas preguntas frecuentes que se nos plantean por compañeros que buscan una claridad conceptual, y también por dirigentes que deliberadamente buscan socavar nuestros ideales y ridiculizar nuestras posturas. Desde ya aclaro que buena parte de estas explicaciones fueron desarrolladas por el propio Jaime Guzmán.

 

1)                  Se dice que los gremialistas somos una ideología:

 

En alguna oportunidad, un dirigente de izquierda me espetó: “pero hombre…¿Cómo no van a ser una ideología?…si me dices que no tienen ideas ¡el gremialismo es lo más estúpido que existe!”. Vamos precisando…

Primeramente, señalar que el concepto aquí aludido de ideología es equivocado. Inicialmente en el materialismo francés se concebía a la ideología como el “análisis y origen de las ideas”, concepción superada por lo que podría llamarse “un sistema de ideas”.

 

Como sea, el gremialismo desde luego que posee ideas que lo sustenten: la dignidad de la persona humana y el principio de las autonomías sociales (que las sociedades intermedias “tiene derecho a autogobernarse, es decir, procurar libremente la obtención de sus objetivos”)[1] son ejemplos de aquello. Lo que sostenemos es que el gremialismo no es una ideología en el sentido filosófico del término, en la medida en la que no contiene un conjunto sistemático de representaciones, valores y creencias. No encontrarán en el gremialismo una postura omnicomprensiva de la sociedad, ni posturas ideológicas del gobierno, de convicciones religiosas, de la reconstrucción, los campamentos, etc. No es que no  nos interesen dichos temas (en lo personal, tengo convicciones y opiniones respecto de estos asuntos), pero el gremialismo tiene cabida para las más variadas opiniones respecto a estos temas. Cosa distinta es que de tiempo en cuando se emitan pronunciamientos y posturas respecto a los temas que nos son propios (por ejemplo, en materia de educación), pero ello dependerá de las opiniones de los integrantes del Movimiento Gremial en cuestión y, reitero, siempre dentro de los temas que son de nuestra competencia. A ese respecto Jaime Guzmán nos señala “De allí que el gremialismo no debe describirse como la abstención de los organismos gremiales respecto de temas políticos, sino de temas ajenos a sus fines específicos[2]

 

2)                   Se dice que el gremialismo es un “movimiento político”:

 

Con frecuencia se señala que “el hombre es un ser político” y que “todo es político”, no pudiendo el gremialismo escapar de dicha afirmación. Ricardo Hormazabal (dirigente DC de los años 80’) sin ir más lejos señalaba “Los gremialistas son, desde su nacimiento, un partido político…”[3]

 

Y es aquí donde corresponde hacer una precisión. Cuando hablamos de “política” en general, nos referimos al denominado “arte de gobernar” y, más en particular, “de gobernar el Estado”. De allí que afirmamos que el gremialismo no hace política pues, según lo ya dicho, el Movimiento Gremial UdeC no adhiere a ningún partido político ni se manifestará a favor o en contra de un gobierno, a menos que algún partido o gobierno atente gravemente contra los principios que sostenemos (un totalitarismo fascista o comunista que, por ejemplo, atente contra la dignidad humana).

Poco tiene que ver nuestra participación en elecciones de Federación o de Centros de Alumnos. La denominada “política universitaria” se enmarca dentro de lo que podríamos denominar el “gremio universitario” y no existe inconveniente para que un gremialista participe en dichas elecciones (para evitar confusiones, siempre he estimado preferible hablar de “dirigencia universitaria”). Incluso más, al gremialista le nace el deber de defender sus principios ante la amenaza de movimientos totalitarios o de corte anarquista, que atenten contra nuestro concepto de universidad.

En resumidas cuentas, mientras los partidos y organizaciones políticas sitúan su actuación primordialmente en la búsqueda del gobierno, los gremios se deben a sus finalidades específicas (la Federación, por ejemplo, debe tender a representar a los estudiantes y buscar su mayor bienestar posible en cuanto estudiantes. Pronunciamientos en contra de los transgénicos o a favor de candidatos presidenciales deberán ser canalizados por las agrupaciones correspondientes). Como decimos los estudiantes de Derecho, “Hay que distinguir…”

 

3)                  Se dice también que el gremialismo -a la larga- incuba personas sin conciencia social, al separar la sociedad en gremios desarticulados entre sí.

 

Esta es quizás la crítica más absurda de todas: por una parte, se nos acusa de “políticos encubiertos” y, por otra, se nos acusa de hacer lo contrario. Como sea, la respuesta a esta crítica es simple: La Universidad y otras entidades poseen un rol social ineludible y los gremialistas somos garantes de que estos cuerpos intermedios se avoquen a dicha finalidad y no a otra cosa. La Carrera de Ciencias Políticas UdeC puede sin problemas enseñar las distintas tendencias políticas e ideologías. Lo que no podría hacer es optar por una enseñanza nacionalista, democratacristiana o marxista y tener a las demás por descartadas. Esta opción sería ilegítima y atentaría directamente contra el rigor científico y la imparcialidad política que nuestra Casa de Estudios propugna desde “el desarrollo libre del espíritu”. A. Vargas Llosa lo señala con particular fuerza: “La política no entró a la Universidad como quehacer intelectual sino como activismo partidario. La Universidad se convirtió en un objetivo que debía ser capturado por las facciones políticas como una herramienta en su lucha por el poder, como un primer peldaño para llegar al gobierno. La responsabilidad de los partidos que desde hace medio siglo han alentado esta acción es grave, pues lo que han conseguido con ello es dividir y distorsionar de tal manera a la Universidad que en algunos momentos la han puesto al borde de la desintegración…”[4].

 

En resumidas cuentas, el actuar gremialista implica que todos hagamos nuestra parte en el contexto de una sociedad libre “cada uno en lo suyo”, como reza la ya vieja definición de justicia de Ulpiano. Esto es, en justicia, lo que busca el gremialismo universitario.

 

 

 

 

 


[1] “Gremialismo y su postura universitaria”, Revista Realidad, pág. 5, pregunta 4 “¿Cuál es el fundamento doctrinario en el que se apoya la postura gremialista?

[2] Jaime Guzmán, “Escritos personales”, Editorial JGE Ltda, cuarta edición, página 56

[3] Revista “Que pasa”, N° 652,1983, página 17.

[4] Mario Vargas Llosa, “La crisis de la Universidad Latinoamericana”, en Renovación, N°20, 1987, pág. 10


Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Necesitamos ayuda (Carta publicada por DLC: http://www.desafiolevantemoschile.cl/2011/07/necesitamos-ayuda/ )

De dulce y de agraz. Feliz, pues formo parte de un grupo de 80 jóvenes irreverentes de todo Chile que sin pensarlo un segundo ha dejado de lado su rutina para vivir en carne propia el duro invierno al que se enfrentan las familias que viven en los campamentos Puerto Aravena, Caipulli y Las Vegas, en la décima región; Triste, pues nos encontramos con caras amigables, pero azotadas por una pobreza que parece no tener solución.

¿Y cómo no va a parecerlo, cuando desde la política se han dado señales tan alejadas? ¿Cómo se espera que entendamos que la unidad básica para medir la pobreza y la indigencia -la “canasta familiar”- se limita a necesidades alimentarias, y no ha cambiado desde el año 1989? El ex ministro Kast se la jugó de forma coherente, buscando transparentar a la opinión pública la cruda realidad que afecta a millones de chilenos y chilenas. Como jóvenes, creemos que esa es la verdadera forma de hacer política, pensamos que la franqueza es la única forma de superar los abismos materiales…y dar el siguiente paso: vencer la pobreza espiritual y humana. Políticos…dirigentes…¡ayúdenos!

¡Ayuden a enfrentar la verdadera “madre de todas las batallas”!

James Argo.

Coordinador Nacional Voluntariado Área Jurídica Desafio-Corporación Calcuta

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Rompiendo esquemas

Publicado por Desafio Levantemos Chile en http://www.desafiolevantemoschile.cl/2011/05/rompiendo-esquemas/

El terremoto sacó lo mejor y lo peor de la sociedad chilena”. Cierto…pero cuento viejo. Y es que para algunos hizo falta uno de los terremotos más terribles de la historia para descubrir la cruda realidad a la que se encuentran sometidas los más desposeídos de nuestro país.

En ese mismo sentido, y pese a la evidente buena voluntad y esfuerzos de algunas autoridades gubernamentales y municipales, la reconstrucción ha sido extremadamente lenta. ¿Y cómo no iba a serlo?…no sólo por aquella vieja y certera frase que nos señala que “el estado es un mal administrador”. (Como diría un gran economista: “Nadie gasta el dinero ajeno con tanto cuidado como el propio”. Aquí estamos gastando el dinero ajeno en otros). Y es que además, los mecanismos de ayuda desde lo privado a la reconstrucción han resultado insuficientes.

Trascendió en prensa hace no mucho el engorroso procedimiento para realizar donaciones al otrora celebrado Fondo Nacional de Reconstrucción (FNR): en primer lugar, se debe indicar una obra específica a la cual se desea aportar. El ministerio del ramo debe revisar y declarar tener interés en esta obra de reconstrucción.

Acto seguido, se debe realizar un examen de admisibilidad del Ministerio de Hacienda, un estudio de MIDEPLAN para determinar el interés social, y, finalmente, un decreto del Presidente de la República. Y en cada paso se emite un decreto del servicio de turno, que debe ser revisado por la Contraloría… ¿todo para qué?…para recién tener por aceptada la donación. Imagínese lo que toma después llevarlo a ejecución… ¿aportaría Ud. algo en estas condiciones?

No busco desmerecer la labor del gobierno, sino hacer notar la falta de herramientas adecuadas para solucionar los problemas que como chilenos nos aquejan.

En contraste, “Desafío Levantemos Chile” y Corporación “Calcuta” (como imagino lo han hecho varios voluntariados) ha sido capaz de encontrar mecanismos para ayudar de manera más efectiva. Citando a CIPER Chile “A seis meses de ocurrido el terremoto, la cruzada personal de Cubillos había recaudado más del 40% de lo que hasta marzo de 2011, un año después del cataclismo, acumuló el Fondo Nacional de Reconstrucción gestionado por los técnicos del gobierno”.[1]

Y no me refiero sólo a la recaudación de aportes y su implementación, sino a otros programas y proyectos que salen al auxilio y ayuda del aparato estatal, para ayudar a los más necesitados. A modo de ejemplo, se ha conformado un grupo de estudiantes de Derecho que, en alianza con la Fundación Probono (voluntariado profesional de abogados), se encuentra prestando auxilio al Ministerio de Bienes Nacionales en la tramitación de las solicitudes de muchos para ser propietarios, y poder así postular a los subsidios que el Gobierno dispone en caso de daños e incluso de hogares inhabitables.

Esperamos que este esfuerzo y otros auxilien a nuestras autoridades y eviten que muchas familias no pasen nuevamente un invierno de allegados, por la incapacidad que hasta ahora hemos demostrado como sociedad para resolver algo tan básico como la vivienda digna.

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.- Albert Einstein

[1] http://ciperchile.cl/2011/05/12/el-primer-ano-de-la-reconstruccion-no-se-financio/

 

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Vivencia Chiloé 2011: Desafío-Calcuta, la voz de los sin voz

Tras 8 años de existencia, Corporación Calcuta -en conjunto con el Desafío Levantemos Chile, instancia generada por Felipe Cubillos- ha sido capaz de mantener su estilo de servicio, concentrándose en el trabajo directo con la gente, en el lado humano de las personas que afectuosamente nos reciben y de sus voluntarios.

Y es que si el año 2003 Calcuta nació como una respuesta a la tremenda desigualdad propia de nuestro país, en la que “campamentos de la Región Metropolitana poseían los mismos estándares de calidad de vida que la ciudad de Calcuta”, con el correr del tiempo el trabajo se ha ido centrando en aquellos con carencias más allá de lo material. Ello quedó demostrado con el terremoto, donde se auxilió a personas que llevaban días con miedo, sin tener a quién recurrir para desahogar el mar de emociones que trajo consigo el terremoto y posterior tsunami. En Chiloé la tónica fue la misma.

Tras una avanzada en las islas aledañas a Chiloé, se optó por realizar una vivencia en las islas Quehui y Chelín. Y es así como un grupo de jóvenes de las más diversas latitudes decide viajar durante semana santa a estas remotas tierras, para emular el sentido de la Pascua de Resurrección: postergarse por los demás… “Vivir para servir”, en palabras de Teresa de Calcuta.

Pese a las dificultades (desde el cierre de puertos decretado por la autoridad marítima hasta la problemática de los acercamientos) la actividad fue exitosa. Por una parte, los lugareños quedaron asombrados con la entrega e interés real por sus problemas (una nueva experiencia, por desgracia), recibiendo la compañía de los voluntarios en sus hogares. Por otra, los voluntarios vivieron en carne propia lo que la gente de Quehui y Chelín vive a diario: las distancias, la inclemencia del tiempo y, por sobretodo, la postergación a la que se han visto sometidos durante su vida. Lo recién expuesto tiene a estas islas sumergidas en la precariedad, en donde no existe agua potable, hay luz durante sólo cuatro horas y la falta de conectividad entre ellas hace que un trayecto en barco que dura cinco minutos se transforme en una espera de horas.

Los calcutianos, con su usual irreverencia, enfrentaron el desafío con una sonrisa en el rostro, sabiendo que -como siempre- la adversidad sería vencida y que, contra todo pronóstico, las cosas resultarían. Señal de lo anterior es que pese a las dificultades climáticas, pudimos realizar todas y cada una de las actividades programadas: desde la visita a las familias de la isla Chelín y a todos los sectores de la isla Quehui (Los Angeles, San Miguel y Peldehue) hasta la realización del Festival de la Alegría, pasando por un curanto con aportes de los vecinos y la ubicación de la tradicional cruz de Calcuta, como recuerdo de nuestro trabajo realizado…de que pese a las distancias…las familias de Quehui y Chelín no están solas. Un desprendido e irreverente grupo de voluntarios los lleva en su corazón.

Ahora corresponden nuevos desafíos…las visitas y actividades constantes a los campamentos y poblaciones, la vivencia de invierno en el Norte y la precordillera nos darán la oportunidad de demostrar nuevamente que no importa el lugar ni las circunstancias…Calcuta y sus voluntarios serán la voz de los postergados, de los desposeídos, de los azotados por catástrofes…de los sin voz.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Tolerancia y doble estándar

Segunda columna enviada a ElSur (aún no publicada). A esta la dejo hablar por sí misma.

Según lo dicho en una columna anterior, queda de manifiesto que jamás he tenido la percepción de que la Universidad y, en general, los medios en que nos desenvolvemos como jóvenes nos sometan a un excesivo número de restricciones, sino que más bien lo contrario. Gozamos de prerrogativas especiales y se nos entrega un mayor grado de libertad y de tolerancia, precisamente por estar en un periodo de aprendizaje y de formación.

Sin entrar a calificar esta constante de positiva o negativa, este mes ocurrió un hecho (al parecer aislado) que llama a reflexionar en torno a la tolerancia, a raíz de la visita a nuestra ciudad de la Virgen del Carmen. En el contexto de una caravana realizada por jóvenes de Misión País, Trabajo País y algunos miembros de la Pastoral UdeC (entre otros), se solicitó el ingreso de la imagen al Campus, cosa que fue rechazada (sin expresión de causa) por la autoridad universitaria. Ante la negativa, se decidió que cruzara por la vía pública, enfrente del Arco de Medicina. Pero al momento de realizarse la actividad, guardias de la Casa de Estudios intentaron impedir la concreción de la actividad, cuestión no lograda gracias a la presencia de Carabineros en dicho espacio público.

Despejando lo obvio (que la Universidad en caso alguno puede imponer sus directrices más allá del Campus Universitario), la Casa de Estudios tiene, a grandes rasgos, dos posibilidades:

1) Se tolera todo aquello que no es ilegal o dañino para los demás. Se adopta un criterio de “neutralidad”, donde lo deseable es lo legal. Se impide lo que infringe el ordenamiento jurídico, y en caso de concretarse este tipo de actividades, se realizan las respectivas denuncias, todo en respeto a las obligaciones legales.

2) Se impide, además de lo ilegal, la realización de ciertas actividades en base a determinados criterios.

Siendo la Universidad una institución que nos enseña no sólo conocimientos específicos, sino que también nos entrega formación y valores, me parece más atendible esta última posibilidad.

Pero en la especie ¿cuál sería el valor o principio que estaría persiguiendo nuestra Casa de Estudios al coartar la posibilidad de dar demostraciones públicas de adhesión a una postura religiosa determinada, cual sea ésta?

Llama profundamente la atención la posición adoptada en una Universidad que se precia de ser tolerante con todo tipo de credos, y cuyo lema aboga por “el desarrollo libre del espíritu”. Más extrañeza causa cuando año a año se autoriza (e incluso se financia) la realización por parte de la Federación de Estudiantes de “La semana de la Diversidad Sexual” y el denominado “Cultiva tus Derechos” (marchas y recitales a favor de la despenalización de la marihuana o de la “liberación sexual”, respectivamente), instancias en las que se utiliza ni más ni menos que el Foro de nuestra Universidad.

Sumado a lo anterior, mientras posturas proaborto encuentran acogida en la UdeC, en alguna oportunidad se “recomendó” no realizar un mural en contra del mismo, por cuanto podía “herir susceptibilidades” y era atentatorio para quienes sí estaban a favor de él. Lo anterior es un contrasentido en la medida en la que se ha permitido pintar variadas consignas en distintos murales de la UdeC.

Entonces ¿en que quedamos? siendo la caravana algo enmarcado dentro de lo legal y no contrariando ningún principio o valor, pareciera ser que la Universidad simplemente se equivocó. Se confundió el laicismo que promueve nuestra Universidad con un marcado anticatolicismo, que flaco favor le hace al prestigio que ostenta la Casa de Estudios, que siempre se ha mostrado como una entidad tolerante frente a distintos actos de expresión política, social y cultural, y lo ocurrido empaña el respeto demostrado por años las diversas autoridades universitarias.

En palabras de Mahatma Gandhi “No me gusta la palabra tolerancia, pero no encuentro otra mejor. El amor empuja a tener, hacia la fe de los demás, el mismo respeto que se tiene por la propia”.

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios